+34 673 56 22 54

Image Blog

GUÍA DE CUIDADOS SENCILLOS PARA EL PACIENTE CON CÁNCER.

Mañana día 4 de febrero es el día Mundial de Cáncer, por eso esta semana más que nunca queremos ser partícipes de este movimiento.

 

Nuestro papel en la farmacia además de la educación sanitaria y por supuesto prevención, también comprente el cuidado del paciente oncológico en las diferentes situaciones que se producen con los tratamientos oncológicos.

 

¿Cuáles son estos efectos secundarios? Principalmente, problemas en la piel, alteraciones en las uñas y afectación del cabello. Vamos a verlos uno por uno.

 

Cáncer y piel.

Uno de los efectos secundarios más habituales a los que suele enfrentarse el paciente son los problemas en la piel debidos a la alteración en la función barrera de la piel como consecuencia de la quimioterapia o radioterapia.

 

El manejo de estos efectos secundarios es muy muy importante, ya no solo para mejorar la apariencia de la piel, sino también para mejorar la adherencia a los tratamientos, ya que algunas de estas reacciones pueden conllevar reducciones de dosis o interrupciones en la terapia.

 

Así que, el cuidado de la piel debe ponerse en marcha desde el primer momento, antes de comenzar el tratamiento oncológico.

 

Cancer y piel

 

¿Cuáles son los efectos secundarios en la piel?

Extrema sequedad o xerosis: debida principalmente a una pérdida de la función barrera de la piel, lo que conlleva una mayor pérdida de agua transdérmica.

 

Picor o prurito: causado la mayoría de las veces como consecuencia de la sequedad extrema de la piel. Aunque a veces también se debe al propio tratamiento.

 

Síndrome mano-pie: muy habitual con algunos de los tratamientos por vía oral la aparición de este eccema en palmas de manos y pies. Suele comenzar con un ligero hormigueo o entumecimiento y continua con la descamación de la piel, sensibilidad e incluso dolor.

 

Manchas en la piel: aumento en la coloración que puede afectar a piel, mucosas y/o anejos y puede ser localizada o generalizada. Tras la finalización del tratamiento se produce una desaparición total o parcial de la misma

 

Radiodermatitis: una de las reacciones más comunes con la radioterapia. Comprende un conjunto de síntomas desde malestar, irritación, picor, ardor y dolor en la zona irradiada.

 

¿Cómo cuidar la piel?

Higiene diaria habitual con duchas cortas de agua tibia con geles sin jabón que respeten el pH de la piel y los lípidos cutáneos, para no empeorar la sequedad de la piel.

 

Como es el caso del Syndet emoliente de nuestra marca, con ingredientes hidratantes y reparadores como el pantenol, el lactato sódico o el aceite de oliva, y calmantes como el polidocanol o el extracto de avena. Siempre secar a pequeños toques.

 

Hidratación de la piel justo tras la ducha con cremas hidratantes formuladas con ingredientes humectantes, emolientes y oclusivos. Con el objetivo de mejorar la función barrera de la piel, mejorando la sequedad de la piel y el prurito.

 

Recomendamos el Bálsamo corporal Letibalm con ingredientes como manteca de karité, escualeno y ceramidas como emolientes; alantoína, niacinamida con acción antiinflamatoria y regeneradores de la barrera cutánea.

 

Protección solar todos los días: la primera recomendación es evitar el sol, pero aun así se deberán utilizar protectores solares con factor de protección alto y filtros físicos. Disminuyendo el daño de la piel y previniendo los cambios en la pigmentación.

 

Sin duda Heliocare 360 mineral, filtros 100% minerales y activos reparadores y antioxidantes.

 

Cabello y cáncer.

Algunos tratamientos oncológicos pueden causar la caída del cabello, y no sólo de la cabeza sino también de otras partes del cuerpo como las cejas o las pestañas.

 

Es importante conocer esta información para que no pille de improviso, así que no dudes en preguntar a tu oncólogo todas las dudas que tengas.

 

La caída del cabello por quimioterapia es en la mayoría de los casos reversible, el cabello vuelve a crecer en unos 2 o 3 meses después de acabar el tratamiento.

 

Mientras que, con la radioterapia, se produce la caída del cabello únicamente en la zona tratada, pudiendo ser reversible o irreversible, pero tardará un poco más de tiempo. 

 

Cuando el cabello vuelve a crecer, probablemente sea más fino de lo habitual, por lo que hay que cuidarlo con delicadeza. Utiliza champús suaves como el Champú de Ozoaqua y productos hidratantes aclarándolos bien. Evita frotar y utilizar aire muy caliente, así como productos capilares agresivos. 

 

Además, también podremos valorar junto con tus médicos la posibilidad de recurrir a un complejo alimenticio para ayudar a fortalecer el cabello. 

 

Uñas y cáncer.

 

Cancer y uñas

Las uñas también se ven afectadas por los tratamientos oncológicos, pueden volverse más quebradizas, romperse con facilidad, presentar estrías, alteraciones en el color y en el grosor.

Por ello, debemos prestar especial atención a su cuidado, empezando por mantener las uñas cortas, no cortar nunca las cutículas, y utilizar quitaesmaltes sin acetona que pueden debilitar aún más las uñas.

Nosotros en la farmacia recomendamos en general la línea de uñas de Mia cosmetics.

Empezando por su Quitaesmalte sin acetona, enriquecido con aceite de aceite de almendras rico en vitamina E y de lavanda, y continuando con el  Esmalte de tratamiento Triple 5, específico para uñas débiles y quebradizas.

Formulado con un complejo de cinco vitaminas A, B5, C, E y F fundamentales para formar la queratina, y cinco extractos botánicos (aloe vera, limón, gingseng, granada y uva) que nutren en profundidad, revitalizan y dan brillo. Por último un ingrediente endurecedor y por supuesto filtro UV.

 

Pero sobre todo y para acabar, confía en un profesional sanitario que pueda asesorarte y acompañarte en todo el proceso. Te esperamos.